6 playas raras de España

Están escondidas entre numerosas cuevas o en arenales transparentes. Algunas parecen piscinas o tienen forma de medialuna y aspecto caribeño. Tengan la forma que tengan, estas playas son consideradas las más raras de España, según los usuarios de Escapada rural, una plataforma especializada en viajes, vuelos baratos y alojamientos.

Algún día deberías conocer estas playas raras. Por su proximidad y su tranquilidad, son lugares ideales para viajar solo o en compañía y para disfrutar del paisaje. Aquí te mostramos algunas. ¡A ver qué te parecen!

Playas raras que deberías conocer

1. Playa de Gulpiyuri (en Naves, Asturias)

Esta playa a veces desaparece. Está a mitad de camino entre Ribadesella y Llanes (Asturias). ¿Por qué desaparece? Porque entre el mar y esta playa hay un bloque de roca que hace de muralla defensiva y por un conducto penetra el mar impulsado por las mareas. Si hay poca marea, el conducto no tiene suficiente fuerza para transportar el agua y la playa se seca. La profundidad y el tamaño de la zona de agua solo permite que puedas remojarte tumbado, pero está bien protegida del viento. Se trata de una pequeña playa de mar, pero situada tierra adentro, entre verdes prados agrícolas.

2. Ses Illetes (en Formentera)

Zona situada en un saliente de tierra que penetra en un mar turquesa. Desde la punta de la lengua, cuando la marea lo permite, se puede caminar hasta la isla de S’Espalmador.

Pues bien, allí, en S’Espalmador, concretamente en la playa de S’Alga, se dan baños de lodo naturales. Esta playa, paradisíaca y virgen, se caracteriza por tener dimensión kilométrica, un talud de fina arena blanca y un extenso sistema de dunas fijado por sabinas y agua cristalina. Una de sus atracciones, como hemos dicho, es el baño de lodo sulfuroso que, supuestamente, posee efectos beneficiosos para la piel.

3. Playa de Las Catedrales (en A Devesa, Lugo)

Otra de las playas raras de nuestro territorio es la llamada playa de Las Catedrales, donde la naturaleza ha formado acantilados y bóvedas. De estas formaciones rocosas deriva el nombre de esta playa. Además, algunos acantilados superan los 30 metros de altura.

La playa está situada entre las poblaciones de Foz y Ribadeo, muy cerca de la frontera con Asturias. La visita a esta playa se tiene que hacer en bajamar (cuando la marea está baja) para ver cómo los colores de las grietas y las galerías cambian en función de la hora, casi como si fueran vidrieras. El agua, el sol, el viento… han hecho de este sitio un entorno arquitectónico natural muy hermoso.

[Tweet «6 playas raras de España que deberías conocer.»]

4. El Torrent de Pareis (en Mallorca)

En Mallorca los ríos se llaman “torrents”. El Torrent de Pareis está situado en la Serra de Tramuntana, declarada Monumento Natural y Patrimonio de la Humanidad. En su desembocadura aparece, entre acantilados, una de las playas más raras digna de este artículo.

Puedes llegar hasta ella en barco, desde el puerto de Sóller, tras una excursión difícil, o también en coche, por una carretera que culebrea con curvas de 80 grados, e incluso hay una de 360 grados: el famoso Nus de Sa Corbata.

Ya ves que las playas raras y hermosas tienen un precio: el mareo y el sacrificio de andar por accesos difíciles.

5. Atlantis (en Ibiza)

Esta playa no suele aparecer en las guías turísticas. Si vas a Ibiza, no encontrarás ninguna señalización que te lleve hacia esta playa, que se encuentra entre un barranco arenoso que da acceso al lugar.

Años atrás, este paraje fue una cantera de marés, conocida oficialmente como Sa Pedrera. En ella hay altares, figuras de dioses hindúes y budas tallados en la roca. Muy cerca está Es Vedrà, un bello islote situado en la zona de Sant Josep, considerado en las islas como un lugar mágico y con una enorme fuerza enigmática.

Esta playa es conocida en todo el mundo por la belleza de sus aguas cristalinas, pero también ha ganado fama por ser el escenario de fenómenos naturales y leyendas paranormales.

6. Playa de Rodas (en las islas Cíes, Galicia)

Tal y como te contamos en este artículo (enlace a: 4 destinos de playas paradisíacas ideales para viajar solo), cuando pongas un pie en esta playa te dará la impresión de estar en uno de esos paraísos caribeños. Y es que esta playa tiene mucho en común con la costa del Caribe: arena blanca y un agua de mar turquesa.

La playa de Rodas es, según el diario británico The Guardian, “la mejor playa del mundo”. Está situada entre la isla de Monteagudo y la del Medio. Es la playa más grande de las Cíes y tiene un marco incomparable: la ría de Vigo y el lago de Cíes.

En esta playa abundan los crustáceos y todo tipo de peces, y está comunicada con el océano a través de un espigón. Sufre, además, el efecto de las mareas (pueden alcanzar los 4 metros de desnivel entre pleamar y bajamar), lo que permite que sus aguas interiores se vayan renovando.

Eso sí, en vez de palmeras hay pinos. Y en lugar de corales, mejillones y percebes.

Esta playa es la más grande del parque natural de las islas Cíes y solo se puede llegar en barco desde los puertos de Vigo y Cangas. Es una de las playas raras más asequibles de esta lista.

¿Quieres más ideas para viajar? Aquí tienes las 10 mejores opciones para viajar low cost