OCIO Y VIAJES

¿Estrés? Tómate un baño de bosque

baños de bosque

Shinrin-yoku es una de esas palabras que quizás en breve empieces a escuchar con fuerza. En una sociedad donde el estrés está identificado como uno de nuestros peores enemigos, el shinrin-yoku se convierte en uno de nuestros aliados.

Sumergirse en un bosque, disfrutando del mismo con los cinco sentidos es algo tan ancestral como efectivo. Resulta curioso ver cómo esta técnica se está transformando en una tendencia. Que tengamos algo tan a mano y que lo hayamos olvidado en nuestro día a día es significativo de cómo la rutina y el estrés a veces nos hacen perder de vista el horizonte. Si tenemos en cuenta que es una forma muy eficiente de reducir el estrés, no es nada difícil deducir que previene muchas enfermedades.

 

Si no te da la vida, ve al bosque

 

Hay numerosos estudios que nos hablan de los efectos positivos para la salud del aire libre en las poblaciones de diferentes regiones de Europa, y son los que proporcionan la base científica para que esta tendencia crezca y se adopte cada vez más. La mayor parte de la población vive y trabaja en un entorno puramente urbano, rodeado de asfalto y tecnología, por lo que la naturaleza en sí se ha ido alejando del día a día de las personas. Los baños de bosque pretenden devolver parte de la esencia perdida.

Con cada vez más adeptos, estos baños en plena naturaleza también se vuelven una tendencia entre las empresas, que ven en una actividad de este tipo una oportunidad para que los empleados se relacionen de una manera más distendida entre ellos. Así, se crean vínculos que no es posible establecer en las propias oficinas de trabajo.

 

Los japoneses ya se bañaban en bosques desde hace 40 años

 

Lo importante, si quieres que un baño de bosque cumpla con su objetivo, es tener la predisposición de abordar la experiencia con los cinco sentidos. Se trata de poder experimentar con el bosque en rutas de uno o dos kilómetros y, a ser posible, con diferentes ambientes que permitan admirar su diversidad (ríos o lagos, zonas más húmedas o secas…), pero con una buena densidad de árboles grandes y viejos.

 

baños de bosque

Ya hay hoteles que permiten, entre sus actividades, disfrutar de un bosque propio, como es el caso del Hotel Can Xiquet, que dispone de hectáreas de terreno de bosque para poder hacer retiros o, simplemente, salir a practicar el Shinrin-yoku de manera individual o familiar.

¿Cuánto hace que no coges una piedra, la miras y la tocas con cuidado observando cada uno de sus detalles? ¿Cuánto hace que no te detienes a escuchar los sonidos de la naturaleza, en silencio durante un rato? ¿Cuánto hace que no hueles una flor, tomándote tu tiempo, dejando que una y otra vez su aroma penetre en tus pulmones para poder identificar cada detalle? ¿Y cuánto hace que no miras un árbol atentamente, fijándote en la forma de una de sus hojas o su tronco, analizando cada surco de su corteza?

 

Re-descubrir los sentidos como si fuéramos niños

 

Quizás la idea es volver a ser pequeños, volver a ser capaces de admirarnos con cosas sencillas y volver a reparar en ellas como hace muchos años que no lo hacemos. Volver a conectar con ese mundo que un día dejamos atrás es volver a reconocer una parte de nosotros que sigue ahí y que parece, a veces, dormida. Sea como sea, siempre va a ser una buena idea escaparte una mañana a dejarte envolver por la naturaleza en su más pura esencia. Te sentará bien.

post recomendado

SI TE GUSTÓ ESTE POST, TE GUSTARÁ…

En imaginCafé se realizan de manera continuada y gratuita talleres, conferencias y actividades varias relacionadas con la salud y el bienestar, tanto físico como emocional, como el que hizo Mai Oltra @entretallas, de la que te hemos preparado esta cápsula con 5 consejos para llevar una vida body positive.

Por Sergi Soria Puig

Comentar