Ciudades navideñas para visitar

Las vacaciones de Navidad son perfectas para estar en familia, pero nunca está de más una escapadita épica a lugares en los que la nieve es la gran protagonista. Encontrar el espíritu navideño siempre es más fácil si el escenario acompaña y este planeta, con su enorme diversidad, nos ofrece posibilidades para todos los gustos.

 

Rovaniemi, Finlandia

Si en invierno buscas un destino de nieve, en Laponia no te la vas a acabar. Finlandia tiene muchos destinos de ensueño, pero en la época navideña Rovaniemi se convierte en la estrella. Es la residencia oficial de Papá Noel y gran parte de su actividad durante estas fechas ronda alrededor de su casa. Quien ha ido no lo olvida. Si hay un lugar en el que se respira el espíritu de la Navidad es este. Pero Rovaniemi no solo es la ciudad de Papá Noel, sino que también te permite hacer muchas otras actividades: paseos con renos o alces, safaris por parques naturales, trineos tirados por perros, pesca en hielo, patinaje…

Un majestuoso paisaje de bosques y nieve se combina con el espectáculo de las auroras boreales. Las pocas horas de luz tienen su premio en el cielo.


Vídeo del canal Visit Rovaniemi.

Nueva York, EE. UU.

¿Quién no recuerda alguna película con imágenes de Nueva York invadida por la nieve?            Patinar sobre hielo en el Rockefeller Center es un clásico para muchos de sus habitantes y visitantes. Aunque la ciudad más poblada de los Estados Unidos se vuelve casi impracticable en los días de grandes nevadas, aun así no pierde el encanto. La Navidad es de las personas y eso allí se nota. La decoración de casas, escaparates y calles inunda cualquier rincón allá donde mires y los neoyorkinos saben disfrutarlo. Los mercadillos de Navidad como el de Winter Village en Bryant Park, el Grand Central Holiday Fair, el Union Square Market…, son una buena opción para perderse.

Podríamos hacer cientos de posts sobre esta gran ciudad y no nos la acabaríamos. Te recomendamos dos blogs que nos encantan: A Nueva York y La 5th con Bleecker St.

Vídeo del canal Emilio Doménech.

Praga, República Checa

La Navidad también llega a una de las ciudades más bonitas de Europa: Praga. Tiene las dimensiones perfectas para poder visitarla con facilidad. En cualquier lugar puedes encontrar los vestigios de una gloriosa gran ciudad que tiene un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad. Praga se viste de mercadillos navideños por estas fechas. Las luces de colores y los pequeños puestos repartidos entre los principales mercadillos hacen de la Navidad en Praga una experiencia muy íntima. En Staroměstské Náměstí (plaza de la Ciudad Vieja) se ubica el mercadillo más grande y conocido y puede ser un buen inicio de tu ruta, pero hay otros mercadillos como el de Náměstí Míru (plaza de la Paz) con unas 60 casetas que está menos masificado y es también muy bonito. Otras plazas de la ciudad se visten de pequeños puestos de estilo rústico como el de Václavské Náměstí (plaza de Wenceslao), la Náměstí Republiky (plaza de la República) o la propia zona del castillo.

Vino caliente, salchichas a la brasa, orejeras, guantes y besos de ensueño en el puente de Carlos hacen de Praga una ciudad de cuento navideño.


Vídeo del canal María Abajo.

Viena, Austria

Navidades imperiales. Así son las Navidades en Viena. Pasear por sus calles y visitar los espectaculares edificios como el palacio y los jardines Hofburg con los copos de nieve cayendo sobre ti es una de esas experiencias difíciles de olvidar. Pero si vas a Viena tienes que ir a la ópera, ya podrás encontrar entradas a precios que pueden ir desde los 15 euros.

Mientras paseas, podrás degustar en alguna de las numerosas tabernas sus vinos, embutidos, salchichas y carnes, pero sobre todo te enamorará la gran cantidad de dulces navideños que encontrarás en los numerosos mercadillos, de los cuales te llevarás de recuerdo el aroma a vainilla, a pan de especias y a vino caliente o punsch (ponche navideño). Imprescindible visitar el mercadillo del Ayuntamiento de Viena que, si bien es el más conocido, es uno de los más impresionantes.


Vídeo del canal Viena.

Londres, UK

Si Nueva York te queda muy lejos, algo muy parecido lo encuentras en Londres. La capital del Reino Unido se viste de luces para estas fechas. Al igual que la ciudad que nunca duerme, Londres te ofrece uno de las tradiciones más bonitas de la Navidad: ir a patinar sobre hielo. Las calles (Oxford Street, Regent Street, Carnaby Street…) y escaparates también se visten de gala y uno de ellos, el centro comercial Harrods, es y sigue siendo lugar de obligada visita para los shoppers que buscan la Navidad en las tiendas. Hyde Park se transforma en una enorme feria con atracciones llamada Winter Wonderland, por si vas con algún peque. Como en todas las ciudades, hay mercadillos y típicas comidas y bebidas para estas fechas, por lo que no deberás dejar de probar un mulled wine y comer un mince pie.


Vídeo del canal Mindthehat.

Colmar, Francia

Esta pequeña ciudad de Francia es una de más bonitas para visitar en Navidad. De estilo gótico y renacentista, cuenta también con algunos canales por los que se ha ganado el título de “la pequeña Venecia”. Ubicada en una zona con montañas y valles con castillos de cuento, te encantará pasear por sus calles llenas de barreños con flores y casas de madera pintadas de colores.

Por Navidad, Colmar también se llena de mercadillos navideños por los que voltear entre guirnaldas de colores y tiendas con escaparates de película llenos de artesanías. Una de las cosas que te sorprenderá, si vas con niños pequeños, es un encantador mercado navideño en el barrio de La Petite Venise: está hecho para ellos, con un precioso carrusel de madera y un Papá Noel que recogerá las cartas con los regalos más deseados.


Vídeo del canal Objetivo Mundo.

Rothenburg, Alemania

Las salchichas asadas franconas con pan y el ponche no pueden faltar en esta ciudad de Baviera de estilo medieval. Sus murallas, torres, casas típicas y un conjunto medieval para soñar hacen de Rothenburg otra de las ciudades que son imprescindibles visitar si quieres vivir el espíritu de estas fiestas. Uno de los mercados más importantes, el mercado de Navidad de Rothenburg ob der Tauber, se acompaña de un organillo antiguo que no deja de sonar.

Personajes como el sereno original (que hace su papel desde hace 25 años) pueden sorprenderte por la noche cuando estés en sus calles. Si eres shopper de los de verdad no puedes perderte la tienda de Khäte Wohlfahrt, presidida en su entrada por un coche antiguo de época cargado de regalos. Esta tienda recrea un pueblo alemán nevado en Navidad y una de sus maravillas es una escena de un cascanueces gigante de tres metros y medio y un árbol de Navidad de cinco metros decorado hasta el infinito.


Vídeo del canal DW Español.

Flåm, Noruega

Si buscas un pueblo de Navidad cubierto por la nieve, nada mejor que Flåm. En esta preciosa localidad noruega, una de sus atracciones más conocidas es el tren que te lleva a vivir de cerca la magia de los fiordos. Este tren discurre desde el final de Aurlandsfjord, un afluente de Sognefjord, hacia las altas montañas, donde se encuentra la estación de Myrdal. El trayecto muestra lo mejor del impresionante paisaje del oeste de Noruega (Lonely Planet Traveller fue incluso más allá y lo designó el mejor viaje en tren del mundo).

Si bien en Navidad puedes encontrar las actividades típicas de esta época, este pueblo no necesita casi decoración, porque él y su entorno natural son un auténtico lujazo.


Vídeo del canal Allthegoodies.

Tenemos la suerte de que la Navidad es de esas épocas en las que vayas donde vayas siempre encuentras algún rincón bonito que subir a Instagram. No obstante, en caso de que quieras viajar a alguno de estos destinos, en imaginBank te recomendamos un seguro de viajes creado para ti, con una gran cantidad de coberturas sobre personas, equipaje y retrasos u otras incidencias del viaje. Échale un vistazo antes de salir, viajarás más tranquilo.