SOCIAL

Cómo ser un emprendedor socialmente responsable

emprendedor socialmente responsable

Más allá de la razón por la cual ha aumentado el perfil de emprendedor socialmente responsable, el compromiso social de las empresas está creciendo cada vez más, hasta el punto de convertirse en un factor diferencial y positivo respecto a las empresas que no se preocupan por el bien de la sociedad.

Pero, ¿qué significa ser un emprendedor socialmente responsable? La Fundación Schwab para el Emprendimiento Social define al emprendedor socialmente responsable como “aquella persona que busca la innovación social y la transformación en diversos campos, como la educación, la salud, el medio ambiente y el desarrollo sostenible de la empresa”.

En otras palabras, un emprendedor social es alguien que actúa para hacer que este mundo sea un lugar mejor al mismo tiempo que construye su negocio basándose en parámetros sociales.

¿Eso significa que tu start up tiene que fundamentarse en energía sostenible o salvar especies en peligro? No, los emprendedores socialmente responsables no necesariamente dedican su negocio a causas solidarias.

Debes basar tu negocio en lo que mejor sabes hacer, pero teniendo en cuenta otros factores, como el medio ambiente, la pobreza o la desigualdad social, en el momento que tomes tus decisiones de negocio.

Tres pasos para ser un emprendedor socialmente responsable

1. Piensa en verde

Aunque no te dediques a ningún tipo de actividad relacionada con la ecología, puedes adoptar ciertas medidas para contribuir con el medio ambiente. La forma más fácil y más obvia es el reciclaje. Casi todas las ciudades tienen algún tipo de programa de reciclaje para que puedas llevar el papel, el cartón, el vidrio o cualquier deshecho que generes en tu actividad.

También puedes ir un paso más allá. En lugar de tirar el papel en el contenedor de reciclaje, ¿por qué no lo utilizas como papel borrador?

Otro ejemplo que puedes hacer: poner bombillas de bajo consumo y comprar papel reciclado. Cualquier cambio que hagas te ayudará a marcar una diferencia, y esos cambios también te pueden ayudar a ahorrar algo de dinero.

2. Dar material obsoleto

Hace tiempo que quieres sustituir esa vieja impresora o que quieres sacar el ordenador viejo del armario porque abulta demasiado… No te limites a dejar estos equipos en la calle para ver si alguien los recoge.

Si todavía funcionan o simplemente necesitan unos pequeños arreglos, hay organizaciones en tu ciudad que pueden reutilizarlos. Por ejemplo, echa un vistazo a la Fundación Dónalo y averigua cómo puedes entregar tus equipos para apoyar una buena causa.

En el caso de que tengas un negocio o start up con varios empleados, puedes organizar, también, recogidas de alimentos o ropa un par de veces al año. Seguro que hay organizaciones solidarias que siempre están dispuestas a recibir donaciones.

3. Elije una causa

Como emprendedor socialmente responsable que eres, debes saber que es importante centrarte en lo que más te apasiona. Lo mismo pasa cuando tratas con una causa solidaria: elige un tema en el ámbito de la responsabilidad social que te atraiga y concentra tus esfuerzos en diferenciarte dentro de este campo.

Por supuesto, si el área que te atrae es la lucha contra la deforestación de la selva amazónica, no intentes erigirte en el salvador de la selva, pero centra tus esfuerzos en apoyar a las organizaciones que se dedican a esto.

Si te atrae el medio ambiente, también podrías ponerte el objetivo de reducir tu huella de carbono en un 20 % y no utilizar papel en un año…

En cambio, si tu sensibilidad va hacia los niños desnutridos, podrías donar un 5% de tus ganancias a una ONG enfocada en este sector o patrocinar una recolecta de alimentos en toda tu ciudad para estos niños cada año.

Sea el ámbito que sea, si eliges una sola causa y haces un buen trabajo de apoyo, tu negocio se vinculará a esta causa y tu imagen de negocio se verá reforzada.

Como ves, aspectos como la eficiencia ecológica, la sostenibilidad o la justicia social acompañan al perfil de emprendedor socialmente responsable en su camino hacia el éxito.

La ‘Guía creativa para emprendedores socialmente responsables’ señala algunos aspectos más que puedes tener en cuenta para convertirte en un emprendedor social:

  • Servir a la sociedad con productos útiles y en condiciones justas de mercado.
  • Crear riqueza de la manera más eficiente posible.
  • Ofrecer un entorno de trabajo digno para tus socios, colaboradores o empleados para fomentar su desarrollo profesional.
  • Respetar el medio ambiente, evitando generar residuos o racionalizando el uso de recursos energéticos.
  • Procurar la distribución equitativa de beneficios entre tus socios o colaboradores.

Si eres consciente de todos estos factores, el mundo te devolverá el esfuerzo que realizas para ayudar al medio ambiente o contribuir a una sociedad más justa, porque te situarás dentro de un grupo de negocios (que, por cierto, cada vez está más aplaudido) que sabe compaginar su personalidad socialmente responsable con la búsqueda de buenos resultados.

Ahí van algunos ejemplos de perfil de emprendedor socialmente responsable que han hecho que sus start ups marquen la diferencia.

Emprendedores socialmente responsables

Rafa Sanchis, profesional de Inbound Marketing, que ayuda a las empresas a generar oportunidades comerciales a través de procesos de automatización online, cita estos dos casos de perfil de emprendedor socialmente responsable:

Ben Cohen y Jerry Greenfield, fundadores de los helados Ben & Jerry’s. Su idea de negocio no tiene el ánimo de lucrarse a costa de los demás y lo que quieren es ayudar al mundo. Por eso donaron parte de sus beneficios a sus empleados y a la sociedad.

Crearon la Fundación Ben & Jerry’s, dedicada a hacer donaciones y a colaborar con distintas ONG para ayudarlas a crecer. Sus donaciones son millonarias y con ellas se han llevado a cabo multitud de proyectos sociales y la creación de ONG para ayudar a países en situación de vulnerabilidad.

Specialisterne es una iniciativa creada por Thorkil Sonne, emprendedor socialmente responsable danés, que, en España, fue replicada por Francesc Sistach. Specialisterne (que significa ‘los especialistas’ en danés) es una consultora que ofrece servicios laborales a personas con autismo, síndrome de Asperger y diagnósticos similares.

Esta empresa se aprovecha de las capacidades de estas personas, como son la atención al detalle, una capacidad superior a la media a la hora de concentrarse durante largos períodos de tiempo y la tolerancia cero a los errores, para insertarlas dentro del ámbito laboral, sin ningún tipo de discriminación.

Si quieres convertirte en un emprendedor socialmente responsable y no te decides a apostar por ningún banco para que te lo financie, puedes consultar las ayudas o los beneficios que te puede dar imaginBank a la hora de gestionar tu dinero sacándole el máximo rendimiento a tu inversión en el proyecto.

Aquí te mostramos los beneficios de la banca móvil.

Por Equipo Imagin

Comentarios 1

  1. Arkady Grigoryan

    Buenos días,

    Si tengo un proyecto, a quién me dirijo?
    Gracias.

    Responder

Comentar