OCIO Y VIAJES

Cómo comprar ropa de manera inteligente

comprar ropa de manera inteligente

Sabemos que te encanta ir de compras y llenar el armario de ropa. No eres el único. A la mayoría de nosotros nos gusta renovar el vestuario y sentirnos como nuevos.

Pero ¿realmente aprovechas toda la ropa que tienes? Piensa en cuántas veces has decidido ir a comprar ropa, cuántas veces lo has hecho de manera impulsiva y cuántas veces has adquirido prendas que, después, han quedado olvidadas en algún rincón del armario sin estrenar y con la etiqueta puesta.

Gastamos una gran cantidad de dinero en ropa que verdaderamente no necesitamos. Es por esto que, a la hora de comprar ropa, debes hacerlo de manera racional, pensando en aquello que te hace falta de verdad y que utilizarás. Para que sepas de qué forma hacerlo, a continuación te daremos algunos consejos sobre cómo comprar ropa de manera inteligente.

Consejos para salir a comprar ropa

¿Comprar ropa? ¡Pues claro que sí! Pero para que no vuelvas a casa con más prendas de las que te habías propuesto y para evitar que, después, tú y tu bolsillo os arrepintáis…, te aconsejamos que sigas estos pasos:

1. Revisa el armario antes de salir

Vamos a ver… Seguro que tienes un montón de camisetas arrinconadas en el armario para cada temporada, algunas más viejas o más nuevas que otras, o unos pantalones demasiado desgastados o que ya no te vienen bien.

Selecciona la ropa que ya no uses y revisa realmente qué tipo de prenda necesitas comprar para poder combinarla o complementarla con aquellas que tienes sueltas por ahí y que no sabes con qué ponerte… Luego, ordena tu vestuario y sal a comprar ropa con un único objetivo: adquirir lo imprescindible.

2. Márcate unos objetivos: solo un pantalón y una camiseta

Esta tarde te ha llamado tu hermana para salir de tiendas. ¿Qué vas a hacer? Puedes acompañarla, por supuesto, pero no caigas en la trampa. Te ha llamado ella. Plantéate esta salida como si fueras a tomar un café, a pasear o a ponerte al día de sus historias. Recuerda: tú solo haces de acompañante, por lo que ir a comprar ropa con ella es solo una excusa para, después, pasar un rato juntos. Otra opción es comprarte solo un pantalón y una camiseta, sin pasarse.

3. Presta atención a los colores

A todos nos favorecen más unas prendas que otras, ya sea por el color de la piel o por nuestra constitución física… Cuando vayas a comprar ropa, elige aquellas prendas que sabes que realmente te irás a poner en tu día a día.

Sabes perfectamente que el color rojo te queda bien porque hace resaltar tu tono de piel blanca… Pues apuesta por los tonos rojizos y evita los colores pálidos como el azul pastel o similares, que lo único que hacen es apagar tu expresión y acentuar tu palidez. Sé consciente de tus características y explótalas.

También debes tener en cuenta la luz de los probadores. Es la clave de cómo te verás frente al espejo. En este artículo cuentan que una chica se fotografió en once probadores distintos y confirmó que los probadores de cada comercio ofrecen un reflejo distinto. El experimento de la joven se ha hecho viral después de demostrar que si la iluminación proviene del techo y es muy fuerte, lo más probable es que te veas muy raro. En cambio, si las luces son laterales y con una intensidad más suave, te verás mejor. ¿Consejo? Sal del probador e intenta mirarte en los espejos que hay repartidos por las tiendas. El efecto será un poco más real que el de dentro de los probadores. Así, no llegarás a tu casa arrepintiéndote de tu compra y dispuesto a usar el ticket de cambio.

Y si aún no conoces tu tipo de cuerpo, puedes descargar este e-book gratis de la estilista Damari Vergara sobre cómo vestir según tu tipo de cuerpo.

4. Cuidado con las modas

Las mujeres mejor vestidas nunca caen en las trampas de la moda. Por ejemplo, una trampa sería comprar una prenda de colores o con un estampado llamativo. Si caes en este error, el año que viene no te la volverás a poner. La verás pasada de moda y fuera de lugar. Si desarrollas tu propio estilo y decides comprar ropa, hazlo, pero adquiere prendas de calidad y atemporales. Te serán duraderas en el trascurso de los años.

5. Rebajas y outlets

Lo mejor es comprar fuera de temporada. Aprovechar las rebajas, los descuentos y las promociones puntuales que siempre suelen haber para comprar ropa un poco más cara a mitad de precio.

Para ello, tienes muchas posibilidades de acogerte a ofertas y descuentos. Algunas plataformas como la de Privalia te ofrecen la oportunidad de comprar ropa de marca con descuentos y a precios especiales. Además, puedes acceder a todas sus promociones estés donde estés.

También puedes disfrutar de los descuentos que te brindan otras apps como la de imaginBank, que te permite obtener ofertas de hasta el
20 % de descuento. Por ejemplo, en Buylevard.com (tienda on-line de moda de destacadas marcas) o en las más de 25 tiendas de Cache Cache que hay en España, entre otras promociones.

6. Comprueba la calidad de las prendas

Fíjate en la calidad de la tela y la fabricación general de la prenda antes de quedártela. Comprueba que los cierres, los botones y las bastillas estén en buenas condiciones.

Te recomendamos que busques ropa que no sea muy delicada y que no necesite recurrir a la tintorería. En estos momentos, lo último que necesitas es ropa con un alto coste de mantenimiento. Por eso, no compres ropa que no lleve la etiqueta de cómo lavarla y sigue siempre las instrucciones para que te dure más.

7. Estilo de vestir

Ten en cuenta tu estilo, y cuida las combinaciones y el ambiente donde te mueves de acuerdo a tu trabajo, profesión, actividad social, entorno familiar… Es una manera de no malgastar ropa que nunca te pondrás porque desentona con el contexto.

Las personas con más estilo no necesariamente son las que tienen más dinero, pero sí muchas veces son las que, por querer ahorrar, usan más su creatividad.

¿Te gusta salir a comprar ropa? ¿Te has arrepentido alguna vez de lo que te has comprado? Aquí te damos más consejos para cuidar tu imagen.

Por Equipo Imagin

Comentar