SOCIAL

Consejos para hacer tus compras en el comercio justo

comercio justo

El comercio internacional no beneficia a todos en el mundo. Muchas personas viven en la pobreza, no son tratadas con dignidad y no reciben unas rentas justas por su trabajo. Esto ha dado lugar al surgimiento del comercio justo.

La idea es garantizar que los productores de los países menos desarrollados reciban un precio justo que refleje los costes reales de su trabajo y se haga posible una producción socialmente justa y ambientalmente respetuosa.

Un gran número de productos de comercio justo, como el café, el té, la fruta, los zumos de fruta, los aperitivos y los artículos de artesanía están disponibles en los mercados europeos.

La UE es, con diferencia, el mayor mercado para productos de comercio justo, ya que representa entre el 60 y el 70 % de las ventas mundiales. Desde hace una década, el mercado de productos de comercio justo ha crecido a un ritmo del 20 % anual, según datos elaborados por la Guía de Buy Fair.

Así que, como consumidor, tienes mucho poder para cambiar la situación actual y las desigualdades entre el Norte y el Sur. El comercio justo propone otro modelo de mundo: más humano, más social y más ecológico.

Si quieres contribuir a ello, hay muchas acciones que puedes llevar a cabo.

Acciones para colaborar con el comercio justo

1. Comprar artículos en tiendas de comercio justo

La Coordinadora Estatal de Comercio Justo señala que hay más de 100 tiendas especializadas y 30 puntos de venta en todas las comunidades autónomas. En su página web hay un directorio de las tiendas ordenadas por comunidades autónomas.

Busca aquí tu tienda de comercio justo más cercana.

También existen tiendas on-line.

2. Difundir campañas sobre comercio justo

Hay campañas que pretenden difundir los valores del comercio justo como una alternativa que beneficia tanto al consumidor como al productor, ya que garantiza los derechos de ambos y una calidad de vida digna.

Te mostramos como ejemplo la campaña de comercio justo titulada “Para disfrutar de un buen café no hace falta que termine molido nadie”. Es una campaña que se ha centrado en el café porque es uno de los productos más significativos del comercio justo y, además, es el segundo producto básico de mayor comercialización mundial, después del petróleo, según constata la misma Coordinadora Estatal de Comercio Justo.

Mira el anuncio:

Estas son las 10 razones para colaborar con el comercio justo que difunde la Coordinadora Estatal:

  • Porque los trabajadores reciben un salario digno.
  • Porque ellos y ellas reciben el mismo sueldo por la misma tarea.
  • Porque no existe explotación laboral infantil.
  • Porque es respetuoso con el medioambiente.
  • Porque mantiene una relación comercial a largo plazo.
  • Porque se prefinancia una parte de la producción.
  • Porque las organizaciones funcionan de manera democrática.
  • Porque respeta la identidad cultural.
  • Porque parte de los beneficios se destinan a proyectos de desarrollo para toda la comunidad.
  • Porque son artículos de gran calidad.

Además de colaborar con el comercio justo, también puedes consumir de forma responsable para contribuir a preservar el medioambiente y a través de empresas sensibilizadas con la calidad laboral de sus trabajadores y socialmente responsables con la economía local de la zona donde están establecidas.

Actúa de forma ecológica, sostenible y siendo coherente con los valores del comercio justo. Esto significa aplicar la regla de las 3 R: reducir, reutilizar, reciclar. ¿Cómo? Ahí van algunos ejemplos:

1. Selecciona bien los productos de los supermercados

Compra alimentos locales, de temporada y productos frescos, evita los procesados y los productos con un embalaje excesivo, selecciona alimentos con certificación de calidad o con la “A” de consumo energético eficiente, y escoge productos biodegradables o con el distintivo de “artículo respetuoso con el medioambiente”. Huye del consumir por consumir, de la cultura del usar y tirar.

consejos comercio justo

2. Raciona el consumo de agua

Comprueba que en las instalaciones de tu casa no haya fugas y ahorra gastos innecesarios poniendo el lavavajillas o la lavadora solo cuando estén llenos, o cerrando el grifo mientras te lavas los dientes, te afeitas, te duchas o friegas los platos.

3. Utiliza la energía de forma eficiente

Compra bombillas de bajo consumo, apaga las luces y los aparatos eléctricos que no utilices, aprovecha las horas de luz natural, revisa los cierres de puertas y ventanas para guardar el calor…

4. Pásate a la banca ética o a la banca móvil

La banca ética como Triodos Bank es económicamente tan segura como la tradicional, pero sus rendimientos están destinados a acciones sociales y/o solidarias.

Por otro lado, la banca móvil como imaginBank te permite hacer todas las gestiones desde tu smartphone, por lo que no recibes notificaciones innecesarias en papel y, así, contribuyes a cuidar del medioambiente.

5. Recicla y reutiliza productos

Desecha tus residuos en el contenedor correspondiente y no tires nunca por el desagüe aceites o sustancias tóxicas. Lleva aquellos productos que ya no uses a comercios de segunda mano, regálalos a organizaciones sociales o intercámbialos con otras personas.

Apúntate al movimiento Freecycle, una red que ofrece en internet la posibilidad de intercambiar todo tipo de objetos de forma gratuita.

Por Equipo Imagin

Comentar