OCIO Y VIAJES

Counterpart reinventa la Guerra Fría

Counterpart

Muchos de vosotros no habréis escuchado nada de Counterpart, porque esta es la serie de la que todo el mundo NO habla. Para los que no la conozcáis, deberéis saber que posiblemente sea la mejor serie de lo que llevamos de 2018.

 

Producida por Starz, el canal que nos trajo en su día la serie de culto Spartacus y que recientemente ha hecho lo propio con American Gods, nos llegan diez espectaculares episodios

¿Una historia de espionaje?

Counterpart es una serie clásica de espías, con todos los ingredientes reconocibles del género pero con una base de ciencia ficción que la hace apasionante. La reinvención de un género que nos presenta una emocionante revisión de las viejas películas sobre la Guerra Fría, al estilo de La cortina rasgada.

 

 

“Esta cinta bien podría haberla firmado
el mismísimo Alfred Hitchcock.”

 

 

Pero en este caso, tras la caída del muro de Berlín, no se produjo solo la reunificación de las dos Alemanias, sino que se abrió un portal que generó una dimensión espejo de nuestro mundo.

Mundos paralelos

A este mundo paralelo e idéntico al nuestro, se puede acceder a través de un portal que se halla ubicado en el sótano de un edificio de la ONU, enclavado en el mismo lugar en el que se encontraba el muro que separaba Europa en dos mitades.

Las implicaciones de la generación de este nuevo mundo paralelo son sobre todo políticas, ya que ambos universos, aunque similares y simétricos en su origen, han ido evolucionando poco a poco hacia civilizaciones distintas.

 

 

“Nuestro mundo es igual, pero el otro mundo tiene avances tecnológicos
más avanzados, que lo hacen ser un baluarte muy codiciado.”

 

 

Nosotros, por nuestra parte, hemos exportado de manera fortuita un virus mortal que, aunque en nuestro mundo está controlado, en el otro provocó una ingente merma de la población. Ese error creará un caldo de cultivo de odio hacia nuestro universo, difícil de sobrellevar por la vía diplomática, lo que deriva en una cruenta guerra fría y secreta entre ambos lados.

 

Si a todo esto le añadimos que la existencia del nuevo mundo espejo es totalmente secreta y confidencial, tenemos como resultado una guerra abierta entre ambos, en la que los espías son el bien más preciado.

Counterpart nos relata precisamente eso, una guerra secreta entre dos bandos, en la que los espías que pasan infiltrados de un lado a otro son la única arma capaz de ser esgrimida en nombre de la libertad.

 

Howard vs. Howard

En medio de toda esta complicada coyuntura, se encuentra nuestro protagonista, Howard, interpretado de forma magistral por J. K. Simmons (el profesor airado de la excepcional película Wiplash, o el abuelo entrañable de Pequeña Miss Sunshine), un personaje gris y aburrido que se ve envuelto en una conspiración en la que hay involucradas personas de ambos lados, incluyendo a seres queridos, muy afines a él.

 

Howard se verá obligado a cruzar al otro lado como un agente secreto, y tendrá que vérselas con su alter ego, su clon, su doble. Un experimentado espía que representa todo lo que Howard no es.

 

“El ‘otro’ Howard ofrece una personalidad desbordante,
arrolladora, es valiente y seguro de sí mismo.”

 

 

Aunque en el encuentro entre ambos descubren que quizás no son tan diferentes como ellos pensaban, de hecho son la misma persona, pero sus circunstancias los han llevado a tomar diferentes caminos y a formar su personalidad de manera distinta.

Y es que lo que subyace en esta historia de espionaje clásico es precisamente eso, una reflexión sobre las decisiones que tomamos en la vida, sobre las circunstancias que marcan nuestra personalidad y nuestros actos. Una historia de segundas oportunidades llevadas al extremo.

 

Un reparto sobresaliente

El reto interpretativo para J. K. Simmons es descomunal, ya que tiene que interpretar a dos personajes idénticos, pero muy distintos, y eso lo consigue con un registro colosal, solo a la altura de los más grandes.

 

El veterano actor se echa el peso de toda la serie a la espalda, pero sin menospreciar un reparto coral que ayuda a dotar de gran profundidad el complicado entramado político y emocional que se mantiene en calma tensa, mientras los espías se adentran de un lado hacia el otro.

Capítulos serie Counterpart

Espectaculares están también Olivia Williams (la mujer de nuestro Howard), Ulrich Thomsen (el Kai Proctor de la imprescindible y brutalmente bella serie Banshee de Cinemax), Nicholas Pinnock (Marcella) y por supuesto Harry Lloyd, un actor que sigue sorprendiendo con sus diferentes registros como ya vimos en otras series como Juego de Tronos (el hermano de la Khalesii) o en Marcella.

 

Mención especial para dos actrices. Por un lado, la siempre interesante Nazanin Boniadi (Fara en la serie Homeland), que sorprende con un papel tan arriesgado como poco esperado. Y, por otro, el gran descubrimiento de Sara Serraiocco, a la que sin duda le espera un prometedor futuro, y que interpreta a una sicaria que actúa en ambos lados de la brecha dimensional.

 

Mejores series de 2018

La serie está dotada de una elegancia extrema, algo que vemos ya desde el inicio, con su exquisito opening. Que nadie espere una serie de ciencia ficción casposa o atolondrada. El componente de ciencia ficción es solo la premisa de la que parte la serie, pero Counterpart es más, mucho más, es una historia de espías contada con un ritmo pausado y sosegado, llena de matices y de una producción al alcance de muy pocas. Una banda sonora y una fotografía muy acordes a ese mundo interior que se desarrolla en los personajes.

 

“Tramas muy bien desarrolladas y un desarrollo
de personajes que debería ser
estudiado en las escuelas de cine.”

 

Pocas veces podrás encontrar un producto más original y de una factura tan coherente y perfeccionista. La buena noticia es que la segunda temporada ya está confirmada. La única duda es si habrá alguna serie capaz de destronarla en este 2018.

 

Recuerda que si te encantan las series como a nosotros, con imaginBank tienes dos meses de acceso ilimitado a Rakuten TV.

Por Sergi Soria Puig

Comentar