SOCIAL

Freecycle, una forma útil para reutilizar lo inservible

freecycle

En mayo del 2003, Deron Beal envió un correo electrónico a treinta amigos suyos y a varias ONG de Tucson, Arizona. En su correo explicaba su nueva idea, el freecycle.

Lo que empezó siendo una propuesta local y de ámbito reducido, se convirtió en lo que es actualmente: una red internacional formada por más de 5.000 grupos con más de 9 millones de miembros en todo el mundo.

Pero ¿qué es el freecycle? Nada más y nada menos que el reciclaje o intercambio de aquellos objetos que para ti ya no tienen utilidad, pero que pueden servir a otros. El lema de la organización es: “Lo inservible para unos puede ser un tesoro para otros”.

La comunidad global de Freecycle conecta a personas de distintas partes del mundo con el objetivo de reducir el desecho de accesorios, herramientas y objetos que todavía siguen estando en buenas condiciones. Es una iniciativa que fomenta la reutilización y el reciclaje.

Con esta idea, el freecycle ofrece en internet la posibilidad de intercambiar todo tipo de objetos de manera gratuita. Un sistema no solo altruista, sino también ecológico: sus responsables estiman que gracias a él se evita diariamente que más de 300 toneladas de basura acaben en los vertederos.

Cómo apuntarte a la comunidad Freecycle

En España existen grupos de Freecycle en Barcelona, Madrid, Valencia, Valladolid, Vigo y Vitoria. Sin embargo, la comunidad está creciendo exponencialmente, y cada vez son más los grupos que aparecen en localidades más pequeñas.

Si te interesa el intercambio de objetos para regalar y, a la vez, quieres contribuir a proteger el medioambiente, solo tienes que utilizar el buscador de freecycle.org para ver si hay algún grupo montado en tu localidad; si no hay, siempre puedes tomar la iniciativa y crear tú mismo una red local.

El funcionamiento de la red Freecycle es muy sencillo. Tienes que inscribirte en los foros o listas de correo del grupo de usuarios que viven en tu misma provincia o ciudad. Para ello, basta con darte de alta como miembro, de forma gratuita, aportando un correo electrónico de contacto.

Una vez inscritos, los usuarios publican sus anuncios en una especie de tablón, bien regalando objetos que ya no necesitan, bien demandándolos. También es posible ofrecer un intercambio o trueque.

Nosotros quisimos hacer una prueba. Contactamos con un usuario que nos regaló un escritorio de color blanco para una pareja de amigos que se estaban mudando y tenían que amueblar el piso. Al poco de poner el anuncio ya había una respuesta. O sea que… ¡funciona!

Se ofrecen todo tipo de objetos: juguetes, libros, muebles, sofás cama, cámaras de fotografiar, cosas de decoración, utensilios de cocina…

Para inscribirte a uno de estos grupos de Freecycle, solo necesitas tener una cuenta de Yahoo. Si no la tienes, tampoco es un gran esfuerzo abrir una… Merece la pena.

Otros sistemas similares a Freecycle

Además de la organización Freecycle, hay muchas otras webs con la misma filosofía, como por ejemplo la comunidad No lo tiro o la red Te lo doy (ambas, de ámbito español).

La red FreeSharing es más similar a Freecycle, ya que abarca un ámbito más internacional. Se creó en el 2005, como alternativa a Freecycle, por un ciudadano de Carolina del Sur, Eric Burke. A día de hoy, FreeSharing cuenta, según sus responsables, con unos 400.000 miembros, repartidos en 900 grupos locales con usuarios de diferentes países del mundo, entre ellos España.

Además de Freecycle y FreeSharing, en internet se pueden encontrar diversas iniciativas similares de intercambio de objetos de todo tipo o más concretos, como BookMooch.com, una comunidad creada para intercambiar libros usados. Se trata de donar libros usados a otros usuarios a cambio de puntos. Con los puntos acumulados puedes optar a libros de otras personas que quieran desprenderse de ellos. El único coste son los gastos de envío.

Una alternativa a BookMooch es Libroscompartidos.com, que te permite compartir tus libros con miembros de toda España, sin necesidad de moverte de casa. Para ello solo necesitas ofrecer algún libro y que otros miembros te lo soliciten.

Todas estas plataformas son solo una muestra de cómo prácticas basadas en la confianza, como el freecycle, están convirtiéndose en formas sostenibles de ayudar al medioambiente y de crear comunidades más colaborativas, donde no solo se intercambian objetos materiales, sino también experiencias y conocimientos.

Aunque el concepto freecycle está todavía en fase de crecimiento, se espera que en poco tiempo se convierta en una tendencia acogida por los cinco continentes y seguida por ciudadanos cada vez más preocupados por el entorno y por las necesidades de los demás.

Si este es tu caso, te proponemos que eches un vistazo a este post: “Tu tiempo, al servicio de causas solidarias”.

Por Equipo Imagin

Comentar