ECONOMÍA, AHORRO Y FINANZAS

Los retos para el despegue de la banca móvil internacional

banca móvil internacional

El futuro de la banca móvil internacional pasa de forma inevitable por la digitalización. Esta sentencia, que lleva años en boca de expertos y periodistas económicos, todavía cobra más fuerza en la actualidad con la bajada de los tipos de interés, que reducen los beneficios de las entidades financieras. Lanzamientos de apps y el anuncio de nuevos medios de pago son el pan de cada día de un sector en pleno cambio tecnológico.

La banca móvil internacional tiene en Europa unos niveles de implantación todavía incipientes y dispares según el país. De hecho, el 37 % de los europeos usa la banca móvil, según la Encuesta Internacional sobre el Empoderamiento Financiero en la Era Digital. Turquía es el país donde más usuarios tiene (49 %), seguida de España (44 %) y Polonia (41 %).
Lo cierto es que la banca móvil internacional todavía tiene que enfrentarse a muchos retos en su despegue como alternativa a la banca convencional: estos son los más destacados.

El futuro de la banca móvil internacional

  • Ofrecer servicios adicionales

Uno de los retos que tiene por delante la banca móvil internacional es añadir nuevas posibilidades a su menú de servicios. Una de las bazas que puede aprovechar es el conocimiento de los patrones de uso de los clientes para ofrecer servicios personalizados. En pleno auge del big data, pronto los bancos podrán sugerirte productos financieros a medida.

  • Redefinir el papel de las sucursales

Aunque se digitalice la banca móvil internacional, es probable que las oficinas no desaparezcan del todo. En cualquier caso, su papel será muy diferente del que tienen hoy en día. Si puedes realizar todas las operaciones desde tu smartphone, ¿para qué necesitas acudir a la oficina? Entre los entendidos en banca se vislumbran dos modelos de sucursal.

Según una encuesta de la consultora GFT a expertos en banca digital de siete países, entre ellos España, un 23 % opina que las oficinas del futuro no tendrán personal para asesorar a los clientes, pero dispondrán de muchos dispositivos para que estos puedan hacer todas sus operaciones on-line. El otro modelo que puede imponerse es el de sucursal insignia o flagship, que mantendría algunas oficinas de referencia muy digitalizadas donde se ofrecerían servicios experimentales.

  • Dar valor añadido con los pagos

Los medios de pago son uno de los principales caballos de batalla de la banca móvil internacional: pagar con smartphones, tarjetas contactless y todo tipo de dispositivos sin tener que marcar ningún código. Además, en un futuro cercano, al pagar recibirás ofertas relacionadas con los productos que has comprado y asesoramiento personalizado en tu móvil.

  • Aliarse con las fintech

Las empresas tecnológicas que ofrecen servicios financieros, las llamadas fintech, pueden ser vistas como un player amenazante dispuesto a arrebatar negocio a los bancos o bien como un socio con el que las entidades pueden cooperar. En Alemania, donde las fintech movían en el 2014 cerca de 140 millones de euros, un 56 % de los expertos en digitalización de entidades financieras ven como aliadas a estas compañías, en su mayoría start-ups, según otra encuesta de GFT.

Un ejemplo de colaboración con las fintech es el que ha llevado a uno de los grandes del sector en nuestro país, Santander, a poner en marcha en el Reino Unido la compañía Kabbage, que concede créditos on-line a pymes en pocos minutos.

  • Introducir la ludificación

Llamamos ludificación a la acción de convertir cualquier actividad en un juego. ¿Te imaginas que las apps de banca móvil internacional también se apuntaran a esta fórmula? Algunos bancos te permiten controlar el gasto al darte la opción de fijar un objetivo de gasto que no puedes sobrepasar. Un paso más allá está la app Qapital, que te anima a competir con tus amigos para ver quién alcanza de forma más holgada sus objetivos de ahorro.

  • Garantizar la seguridad

Y por último (aunque no por eso menos importante), la cuestión de la seguridad. En Europa, la legislación ha abierto la puerta a los operadores de pagos fintech, aunque parece que aún no ha aparecido el Uber de los servicios financieros que amenace al sector como ya lo ha logrado en algunas ciudades esta disruptiva app de transporte urbano.

La razón es la necesidad de garantizar la seguridad, para lo que las apps requieren de una contraseña al realizar cualquier operación que implique movimientos de dinero e impide que la aplicación se mantenga abierta en un segundo plano cuando no se esté utilizando.

Como ves, la banca adaptada a tu móvil todavía tiene algunos desafíos que superar y muchas potencialidades que descubrir. Pero, sea como sea, ya se ha convertido en una realidad. Si quieres conocer otras ventajas de la banca móvil, consulta nuestro postPor qué debes pasarte a la banca móvil”.

Por Equipo Imagin

Comentar