SOCIAL

¿Los teléfonos móviles pueden ayudar a cuidar del planeta?

teléfonos para ayudar al planeta

Para la fabricación de un smartphone, se requiere una gran cantidad de materiales y combustibles fósiles peligrosos y contaminantes. En vista de ello y de la importante necesidad de respetar el medioambiente para ayudar al planeta, las empresas han hecho muchos avances en esta dirección.

Según un informe de Juniper Research, una multinacional dedicada a sistemas de redes y seguridad, estos avances pronostican que en el 2017 se venderán unos 400 millones de smartphones y dispositivos ecológicos en todo el mundo, casi un 30 % de todos los teléfonos inteligentes que se han vendido en el 2016 .

Actualmente ya existen móviles solares, fabricados con materiales reciclados, con carcasas hechas de hierba natural y con una reparación muy sencilla. El siguiente objetivo es lograr una mayor vida útil de estos dispositivos para ayudar al planeta.

A continuación, te explicamos qué tipo de empresas y móviles tienen esta sensibilidad hacia el medioambiente y quieren ayudar al planeta fabricando productos ecológicos.

Los smartphones ecológicos

Muchos móviles son arrojados a la basura porque su vida útil es muy corta y se deterioran con facilidad.

Además, la fabricación de móviles está directamente relacionada con la explotación de minerales como el tántalo, el tungsteno, el cobre, el hierro, el níquel, el aluminio, el estaño, la plata, el cromo, el oro y el paladio. Estos minerales se extraen de países como la República Democrática del Congo y sus habitantes trabajan en las minas en condiciones de riesgo extremas.

Ante este panorama, en el 2013 nació Fairphone, una empresa social holandesa que diseñó el primer teléfono inteligente, social y sostenible. Mediante sus características de sostenibilidad, este teléfono quiere ayudar al planeta originando menos desechos electrónicos, apoyando al comercio justo y transformando la vida de los mineros del Congo.

De este modo, aparte de defender una causa social, Fairphone contribuye a cuidar del medioambiente gracias a su diseño sostenible. Este teléfono está pensado para extender la vida del aparato mediante un diseño fácil de manipular y de entender.

Bajo el lema “Si no lo puedes abrir, no es tuyo”, la empresa pretende que sean los propios usuarios quienes reconozcan las partes que conforman su teléfono, para que sean capaces de repararlo con la ayuda de tutoriales. Estas guías de reparación están creadas por la empresa iFixit, que se ha unido a la causa de Fairphone.

Si quieres arreglar tu móvil con Fairphone, puedes comprar las piezas de repuesto de las partes estropeadas o valerte de su servicio de restauración.

La empresa asegura que sus móviles se pueden reparar fácilmente, sin necesidad de tener conocimientos técnicos. Tú mismo puedes reemplazar la pantalla, el circuito principal o la cámara. Según la empresa, para cambiar la pantalla solo tienes que quitar la tapa posterior y la batería, y los dos clips que sujetan la pantalla se deslizan el uno hacia el otro. Para el resto de reparaciones, basta con usar un destornillador.

Fairphone fue la primera empresa que quiso, a través de los móviles, ayudar al planeta. Además, el constante desarrollo de la tecnología y la evolución de la demanda de productos más respetuosos con el medioambiente ha marcado un antes y un después.

Según Back Market, la primera plataforma on-line de productos tecnológicos reacondicionados en España, el mercado del smartphone modular y sostenible es el que persiguen, ahora mismo, la mayoría de fabricantes.

A modo de ejemplo, la empresa LG, desde el 2015, fabrica móviles con la tecnología llamada Self Healing Back Cover, para que el usuario pueda reparar su propio teléfono y darle una vida más larga y útil.

Asimismo, Google anunció el pasado mes de mayo que lanzará sus móviles modulares en el 2017. Se trata de un proyecto que permite al usuario configurar sus propios terminales como si fueran puzles.

Como ves, el presente y el futuro de los móviles ecológicos siguen la misma línea de Fairphone.

Sin embargo, estos no son los únicos ejemplos. Por supuesto, las grandes empresas del mercado no pueden quedarse atrás. A los descritos se suma el smartphone solar de Samsung que, además de funcionar con energía fotovoltaica, está fabricado con materiales reciclados.

El Samsung Galaxy Exhilarate está catalogado como el rey de los teléfonos ecológicos, ya que el 80 % de su material está hecho de residuos “posconsumo” y tiene un cargador más eficiente.

Aunque quizá uno de los más llamativos es el O2 Recycle, un smartphone creado por Sean Miles y fabricado con piezas de gadgets antiguos. Su carcasa está hecha de hierba y resina, y utiliza componentes reciclados de dispositivos desechados.

Como ves, el uso eficiente de recursos y materiales reutilizables son dos de las razones que explican el auge de este tipo de dispositivos. Sin embargo, su precio sigue siendo elevado. Un Fairphone, por ejemplo, puede costar 525 euros y un LG G5, 649 euros, según Back Market.

El futuro de los teléfonos móviles va hacia esta dirección para ayudar al planeta, pero hay más sectores que se han unido a esta tendencia.

Por Equipo Imagin

Comentar