Riesgos laborales del multitask en el trabajo

Cada mañana, al empezar tu jornada de trabajo, te enfrentas a distracciones y a ciertos riesgos laborales que te hacen menos eficiente. Por ejemplo, estás preparando un informe y de repente un aviso en tu pantalla te indica que acaba de llegar un correo. Lo abres y dejas a medio acabar la tarea. Entre los profesionales freelance que trabajan desde casa, esta situación es todavía más frecuente.

Este problema tiene un nombre: multitask. Con este término inglés denominamos la capacidad para desempeñar distintas tareas de forma simultánea, lo cual conlleva una pérdida de concentración y, por consiguiente, una disminución de la calidad en la realización de cada acción. Sí, hacer varias cosas a la vez tiene riesgos laborales.

Cómo disminuir riesgos laborales causados por el multitask?

Una investigación de la Universidad de Utah se hizo esta pregunta y sus resultados no pudieron ser más concluyentes. El estudio, en el que participaron 310 alumnos, consistió en comprobar sus capacidades mientras cada uno hacía varias actividades al mismo tiempo. La conclusión fue que los que más tendían al multitask eran los que tenían menor capacidad de realizar las tareas de forma correcta y los más expuestos a sufrir riesgos laborales. La paradoja es que ellos creían que, al hacer varias cosas a la vez, eran más productivos.

Para los investigadores, los multitaskers tienen menos concentración y se aburren si únicamente realizan una acción. Pero también es más fácil que se cansen y que incluso tengan problemas de estrés y memoria, como demuestra este estudio de la Universidad de California. Las redes sociales nos facilitan al máximo esta simultaneidad: somos capaces de echar un vistazo a Facebook mientras retuiteamos un tuit y colgamos una foto en Instagram.

Si te sientes identificado y quieres cambiar de hábitos para evitar riesgos laborales, te proponemos algunos consejos.

  • Prioriza las tareas: una buena forma de ordenar todo lo que tienes pendiente es escribir una lista. Divide cada trabajo en pequeñas actividades y clasifícalas por orden de importancia. Puedes marcar con otro color las que sean urgentes. Poder observar de forma gráfica lo que te queda por hacer es muy práctico si tiendes a la dispersión. Prueba a preparar tu lista por la mañana y comprueba al final del día cuántas tareas has tachado.
  • Regálate momentos de desconexión: olvídate del correo al salir de la oficina (y durante el fin de semana), prueba a dejar a un lado tu smartphone mientras comes y, cuando trabajes, evita distracciones innecesarias minimizando las páginas del navegador que no necesites consultar.
  • No intentes abarcarlo todo: si tienes por delante ese pesado trabajo que estás deseando acabar para volver a casa, céntrate en ello y dedícale toda tu atención. La respuesta al wasap de tu amiga puede esperar un rato.

Para que las gestiones con el banco no sean una de estas distracciones, una propuesta interesante es que aproveches las ventajas que te ofrece la banca móvil, sin oficinas y sin comisiones para la mayoría de operaciones.

Entidades como imaginBank te permiten enviar dinero en pocos minutos, con tan solo saber el número de móvil del destinatario. Tampoco perderás tiempo abonando tus compras con las pulseras o la VISA contactless. Y con el servicio imaginPay, podrás utilizar tu smartphone como medio de pago , gracias a la tecnología NFC –si dispone de ella– o a un sticker que podrás pegar en la carcasa.

Pero lo mejor de la banca móvil es que no tendrás que perder ni un momento en consultar los movimientos más importantes de tu cuenta. Con la app de imaginBank, por ejemplo, te aparecerá una alerta automática en la pantalla al recibir el ingreso de tu nómina. Además, te informarán al instante de cada compra realizada con tarjeta para garantizar tu seguridad.

Si quieres saber más sobre la banca móvil y sobre cómo puedes utilizarla para salir ganando, consulta el post¿Cómo registrarte en banca móvil para usarla a tu favor?”.