EMPRENDIMIENTO Y FORMACIÓN

Tu perfil profesional necesita storytelling

perfil profesional

Contar historias y, sobre todo, la nuestra, es una manera de transmitir nuestra identidad y de ubicarnos ante la sociedad.

Alicia Rodríguez, editora del blog de SEMrush, cuenta en este artículo de la web de Doopler (agencia especializada en e-mail marketing) que una buena manera de contar quién eres cuando redactas tu perfil profesional es hacer un storytelling.

Con eso no se refiere a que debas inventarte un cuento fantasioso en tu perfil profesional, sino contar tu historia de una manera amable, que invite a seguir leyendo y que atraiga a los reclutadores de empleo. Para ello, tendrás que cautivarlos para que lleguen a leer todo tu perfil profesional.

Seguro que conoces el discurso que pronunció Steve Jobs ante los alumnos de Stanford. Antes de continuar, te recomendamos que escuches el discurso, para que te des cuenta de cómo utiliza la narración de su historia para conectar con la audiencia y cómo empatiza con ella.

¿Cómo usar el storytelling en tu perfil profesional?

José Alonso es experto en selección y captación del talento y autor del blog ‘Orientación para el empleo’. Este experto cuenta que una buena historia nos hace sentirla y recordarla, involucrándonos emocionalmente en ella.

¿Por qué? Porque podemos llegar a identificarnos con ella, o incluso revivir recuerdos y experiencias propias. Por eso, debes aprovechar tus historias incluyéndolas en tu entrevista de trabajo o perfil profesional para que te ayuden a posicionarte como un candidato válido.

¿Qué historias o situaciones te serán útiles para tu perfil profesional?

Esto dependerá del tipo de perfil profesional que tengas, pero puedes empezar escribiendo una lista de las preguntas más frecuentes que se suelen hacer en las entrevistas de trabajo.

La típica pregunta que te hacen los reclutadores cuando vas a hacer una entrevista es por qué estás interesado en el puesto de trabajo. Aquí es donde puedes contar tu historia a través de tu experiencia. Por ejemplo:

“De pequeño ya mostraba ciertas habilidades sobre este ámbito, y poco a poco me di cuenta de que esto era a lo que yo quería dedicarme. En la primera empresa que trabajé empecé de becario, pero enseguida me dieron un cargo de mayor responsabilidad, porque supe solucionar X problema. Además, planteé la posibilidad de coordinar de otra manera el departamento para que fuera más eficiente y el equipo tuviera más autonomía, más responsabilidades y, como consecuencia, se sintiera más motivado a la hora de trabajar. Creo que esa solución contribuyó a mejorar la rentabilidad de la empresa. Es muy importante saber gestionar equipos de trabajo que estén contentos con sus tareas, crear incentivos y retos.”

Hay muchísimas historias que puedes incluir en esta lista. Piensa y anota las ideas.

La historia de tu perfil profesional debe ser honesta. Es decir, tiene que ser real y sacada de tu propia experiencia. De esta forma la narrarás con la fuerza, el tono y la espontaneidad natural adecuada, sin que parezca ni falsa ni artificial.

No cuentes largos párrafos ni te vayas por las ramas. Céntrate en lo que el entrevistador te ha preguntado y en la idea básica que quieres trasmitir.

Ejemplo:

Si te preguntaran: ¿Qué crees que piensa tu ex jefe de ti si le pregunto cómo eres y cuáles son tus habilidades?

Tu respuesta podría ser esta: Te diría que soy honesto, responsable, serio, analítico…

O podrías responder esto: Tenía muy buena relación con Carlos (tu supuesto ex jefe). Un día fuimos a tomar un café y me dijo que mi manera de ser analítica, precisa y responsable se parecía a la suya, y que esto era lo que debía hacer valer dentro de la empresa…

¿Ves la diferencia de incorporar o no el storytelling en tu perfil profesional?

Recuerda, sobre todo, que, en tu historia, el actor principal eres tú, el resto de actores ocupan un lugar secundario, sin olvidar repartir los éxitos y ser un jugador de equipo. Tampoco debes hablar mal de compañeros ni jefes, ni de la empresa en general (aunque tengas motivos para ello).

Si la historia que estás contando no termina del todo bien, céntrate en contar qué aprendiste de ello y cómo te ha servido para situaciones posteriores.

En un entorno laboral no se gana siempre. Haber cometido errores no te hace un perdedor. El reclutador no te juzgará por un fracaso si sabes venderlo bien.

tu perfil profesional necesita storytelling

Ejemplo de storytelling en un perfil profesional:

Pregunta: Cuéntame una situación en la que resolviste un problema.

Recuerdo que cuando trabajaba como periodista en un diario tuve que resolver un problema con creatividad, o eso creo.

Estaba realizando un reportaje sobre tráfico de drogas en un barrio conflictivo de una ciudad, pero me faltaba la fotografía clave para ilustrar el reportaje y darle el valor diferencial que merece un reportaje que trata este tipo de temas tan comprometidos.

Las fuentes testimoniales, como suele ocurrir en este tipo de reportajes, no quieren salir en las fotos.

Así que opté por un tipo de foto no tan descriptiva, sino más bien insinuante. Esperé en un banco el tiempo necesario para buscar la imagen perfecta. Hasta que llegó. Fotografié, en primer plano, las manos de dos personas que intercambiaban unas bolsas de plástico, y en el fondo salían unos niños jugando a pelota en medio de la calle.

Al llegar por la tarde a la redacción, mostré el texto y la imagen y el reportaje quedó muy bien resuelto.

Como ves, este tipo de respuesta añade información adicional de tu trabajo y de una manera de ser. Aparte de demostrar creatividad para resolver un problema, pone de manifiesto una clara vocación, entusiasmo y compromiso con el trabajo bien hecho.

No basta con que tomes como referencia el listado anterior y pienses qué historia puedes contar en cada pregunta. Se trata de prepararlas de verdad, no dejar nada al azar.

Así que coge lápiz y papel, y decide qué situación vas a contar en tu perfil profesional. Después escribe qué vas a incluir en la introducción, en el contexto de la situación, en el desarrollo y en el cierre. El objetivo es vender logros, habilidades y actitudes.

A los reclutadores les encanta que los entrevistados narren situaciones o anécdotas, porque hacen que la entrevista sea mucho más amena y dinámica y extraen mucha información. De estas historias, descubren muchos detalles que de otra forma permanecerían ocultos. Con estas historias el reclutador se siente más identificado y empatiza más con el candidato.

Si necesitas mejorar tu discurso para saber vender tu perfil profesional, te recomendamos este artículo: Cómo vender tu proyecto en un ascensor (Elevator Pitch).

Por Equipo Imagin

Comentar